Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo. Ludwig Wittgenstein.